25 ene. 2013

macetas bricolajeras

El amigo Fran tuvo a bien encargarme unas macetas muy especiales, a partir de un tanuki y una roca que ya tenía cortados; diseñamos un sistema de anclaje que resultase sencillo, fiable y de quita y pon si hace falta: una varilla roscada inserta en la madera y la piedra, adherida con resina epóxica. Tuercas, arandelas metálicas y de caucho completan la jugada, además de un soporte construido en la misma maceta, que termina unos milímetros por debajo del borde, para que la tierra lo deje completamente tapado. La inclinación de la base de la maceta asegura un buen drenaje.

Tanto la piedra (para un acer) como la madera se pueden desplazar un par de centímetros en varias direcciones para ajustarlas "a gusto del consumidor". Aunque esté feo decirlo, ganan bastante con buena luz, buena cámara o buen fotógrafo, que ninguna de esas cosas había, jeje

Ahora Fran tendrá que trabajar y teñir la piedra (que pesa un hue*o y he tenido que hacer un soporte a prueba de bombas), y también currarse la madera...pero esa será otra historia. Ambas macetas son de alta temperatura





 






No hay comentarios:

Publicar un comentario