24 ago. 2010

alfares





Recorrer los viejos talleres alfareros que aun quedan, charlar con los artesanos, cargar con algunos cacharros... y distribuirlos por la casa, no sin cierta diferencia de criterio sobre la percepción del espacio-tiempo (el espacio que ocupan y el tiempo que se tarda en limpiarlos). Es de justicia mencionar que la ecuación suele resolverse a mi favor.

Piezas tradicionales que se siguen elaborando en la tinajería Moreno, de Torrejoncillo (Cáceres);  mu apañaos padre e hijo. La visita fue parte del encuentro de locos por el barro que organizamos en Coria, a través del Foro Cerámico de Manises... pero esa es otra historia que merece ser contada con calma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario