1 mar. 2012

turquesa en rakú

buen esmalte, con muchas variantes de color en un reducción controlada. Es un esmalte caprichoso, pero cuando se deja domar es sorprendente; para desarrollar todo su potencial va mejor en piezas grandes

engobes en rakú

Las últimas pruebas de engobes han resultado bastante buenas, tanto cocidos en baja (980º) como en rakú, a unos 1020º. Algunos de los engobes eran vitrificables, otros han necesitado de una ligerísma capa de frita CQ3 para realzar matices.




Parecen prometedoras para escultura y la estética de las macetas pequeñas que estoy trabajando ahora